Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

Concluyen las setenta y dos horas de festejo por el Bicentenario de Bahá’u’lláh

—Madrid, 23 de octubre de 2017—. Con la puesta de sol del 22 de octubre en Hawaii, los bahá’ís del mundo cerraron un período único de celebraciones. En España, más de 5.000 personas celebraron este acontecimiento.

En pocas ocasiones se tiene la oportunidad de contemplar sin desplazarse del sitio la maravillosa diversidad de la riqueza humana, tal como han podido hacer aquellos que han seguido a la comunidad mundial bahá’í en su efemérides global a través de la página internacional lanzada para la ocasión: bicentenary.bahai.org.

Prácticamente todos las culturas, etnias, naciones y países del globo terráqueo han participado en lo que los bahá’ís consideran un evento único e irrepetible de una generación: la posibilidad de rendir tributo al fundador de la Fe bahá’í, Bahá’u’lláh, en el 200 aniversario de su nacimiento. Desde la Polinesia hasta Norteamérica, desde el sur de África hasta Siberia, desde Australia hasta Europa, el mundo entero ha experimentado «un cálido, alegre y profundo abrazo de espiritualidad», tal como refiere desde España uno de los integrantes de esta confesión de alrededor de siete millones de adherentes en el mundo.

Representación artística en la celebración local de Marbella

En cerca de cien puntos de España, los bahá’ís se han unido a la plétora de celebraciones que durante 72 horas transcurrieron por todo el planeta. «En España hemos tenido la oportunidad de disfrutar de muy diversas celebraciones por todo el territorio», indicaba la Srta. Leila Sant, encargada de las relaciones con el gobierno y la sociedad civil de la Oficina de Asuntos Públicos de la comunidad bahá’í de España.

Más de cinco mil personas procedentes de ámbitos muy diversos, incluyendo a minorías étnicas, representantes religiosos, autoridades políticas, personalidades del mundo asociativo de la sociedad civil, del sector empresarial, vecinos y familiares, se han unido para festejar en diferentes puntos de la geografía española este bicentenario.

«El foco ha estado en las localidades y en los barrios de las ciudades, ya que se pretendía que todas las personas, bahá’ís y no bahá’ís por igual, pudieran disfrutar de unos días en los que se rendía homenaje a Bahá’u’lláh, quien durante toda una vida de sufrimiento, exilio y encarcelamientos luchó por disipar de la faz de la tierra el fantasma de la guerra y generó una visión integrada de lo que puede ser un futuro glorioso para la sociedad humana», proseguía la Srta. Sant.

«Ha sido muy emocionante ver la respuesta de la gente», mencionaba Rubén Jiménez —miembro del consejo de gobierno de los bahá’ís de España, quien además estuvo coordinando el registro audiovisual de todo lo acontecido por España— durante uno de esos festivales.

El embajador de España en Hungría D. José Ángel López Jorrin, su esposa, la Directora de la Fundación Pluralismo y Convivencia, y el Director de la Oficina de Asuntos Públicos Dr. Sergio García

Las fiestas, celebraciones y actos institucionales o festivos no han discriminado lugar en el país. Igual en ciudades grandes como Madrid, Barcelona, Sevilla o Bilbao que en ciudades y pueblos pequeños como Muchamiel, Benalmádena o Alhaurín de la Torre; en localidades del norte como Vitoria, Irún, Vigo o Gerona y en localidades del sur como Córdoba, Almería o Marbella; tanto en las costas mediterráneas de Alicante, Cartagena o Valencia como en las atlánticas y cantábricas; igualmente en las islas baleares y canarias que en las zonas interiores y montañosas de León, Valladolid y Ávila; en definitiva, no ha habido una sola región del país donde no se haya celebrado estos días señeros.

Los tipos de celebraciones también han sido de lo más variopinto: desde exposiciones artísticas de pintura y escultura hasta charlas públicas, proyecciones de películas y actos académicos, desde recepciones para autoridades hasta reuniones de oraciones más íntimas, desde grandes banquetes hasta pequeños encuentros para el diálogo, desde celebraciones en espacios eminentemente privados hasta festivales callejeros en lugares y plazas públicas, desde cerca de un centenar de acciones locales hasta una recepción nacional para representantes destacados del ámbito de la política, la cultura, los medios, la empresa, las organizaciones civiles por los derechos humanos, la religión y la academia.

En breve, campesinos y profesores, hombres y mujeres, niños y ancianos, políticos locales y representantes del ministerio de Justicia, de las delegaciones gubernamentales o embajadores, personas del sector público y del privado, trabajadores de pocos recursos y personas acaudalada: todos se han unido para contribuir, en mayor o menor medida, al bicentenario de Bahá’u’lláh.

A través de los siguientes enlaces se ofrece un resumen audiovisual de estas 72 horas de celebraciones en España, así como una selección de las declaraciones más conmovedoras realizadas por personalidades públicas.