Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

La condena de 10 años de prisión de Fariba Kamalabadi llega a su término

—Nueva York, 01 noviembre 2017—. Fariba Kamalabadi, una de los siete miembros del grupo de ex líderes bahá’ís en Irán que fueron encarcelados por creencias religiosas, fue liberada después de completar su injusta sentencia de 10 años de prisión.

La Sra Kamalabadi, de 55 años, formaba parte del grupo ad hoc conocido como «Los Yarán» o «Amigos». Fue detenida junto a cinco miembros más del grupo en mayo de 2008 después de una redada en sus hogares de madrugada. El séptimo miembro, la Sra. Mahvash Sabet, fue arrestada dos meses antes, en marzo de 2008, y ha sido puesta en libertad el mes pasado tras completar su condena.

Unos veinte meses después de haber sido encarcelados sin cargos y de haber estados sometidos a malos tratos y terribles privaciones, su juicio empezó el 12 de enero de 2010 a puertas cerradas. Tras seis breves sesiones caracterizadas por la falta de la debida legalidad procesal, el juicio acabó el 14 de junio de 2010. El gobierno dictó primero una sentencia de 20 años de prisión, que se redujo posteriormente a 10 años tras una tardía aplicación del código penal de 2013 a su caso.

Tras la primera sesión de su juicio, su abogada y ganadora del Premio Nobel de la Paz, la Sra. Shirin Ebadi, que tuvo una hora escasa de acceso a sus acusados, explicó que había leído el expediente de cargos contra ellos y no encontró ninguna prueba que sustentara los cargos criminales.

«Soy la directora del equipo jurídico que representa a estos siete bahá’ís. He estudiado sus archivos a fondo, —declaró la Sra. Ebadi—. No hay ni el menor rastro de prueba para los cargos formulados contra ellos»

Aunque la Sra. Sabet y la Sra. Kamalabadi han completado sus respectivas condenas de prisión, la persecución de los bahá’ís en Irán no ha disminuido.

«La Comunidad Internacional Bahá’í celebra la liberación de la Sra. Kamalabadi, el segundo miembro que completa su injusta sentencia de 10 años», afirmó la Sra. Diane Ala’i, representante de la Comunidad Internacional Bahá’í ante las Naciones Unidas en Ginebra. Sin embargo, esto de ninguna manera refleja una mejora en la situación de los bahá’ís en Irán, «Incluso se podría decir que la palabra ‘liberación’ no es adecuada, ya que está completando una condena injusta y está volviendo a una sociedad que continúa persiguiendo a sus correligionarios igual que antes».

En un informe publicado por la Comunidad Internacional Bahá’í titulado «Un nuevo examen de la cuestión bahá’í: persecución y resiliencia en Irán», la CIB afirma que la persecución de los bahá’ís en Irán no solo continúa, sino que ha empeorado.

«Es una lástima que a pesar de las promesas realizadas por el presidente Hassan Rouhani respecto a la igualdad y la justicia para todos los ciudadanos, los bahá’ís en Irán sigan enfrentando presiones diariamente que tienen por objetivo su erradicación como entidad viable en su propio país», añadió la Sra. Ala’i.

La constante amenaza de redadas, arrestos y detenciones o encarcelamientos es una de las principales características de la persecución de los bahá’ís por parte de Irán en la actualidad. Hay aproximadamente cien bahá’ís en prisión, todos los cuales están recluidos solo por sus creencias religiosas.

En los últimos años, la persecución económica contra los bahá’ís ha escalado en lo que la Comunidad Internacional Bahá’í denomina, en una carta abierta al presidente Rouhani, un «apartheid económico contra un segmento de la población de Irán». Desde 2013, cientos de comercios y negocios pertenecientes a bahá’ís han sido cerrados por las autoridades, dejando a decenas de familias sin ingresos.

En el ejemplo más reciente, la semana pasada, unas 19 personas fueron arrestadas en Kermanshah, Teherán y Birjand, y las casas de 25 bahá’ís fueron allanadas. Además, 47 tiendas con propietarios bahá’ís en todo el país fueron cerradas por las autoridades porque los propietarios observaron un día sagrado bahá’í el 21 de octubre. Estos cierres se han producido en Shiraz, Marvdasht, Gorgan, Gonbad y Mahshahr.

Los Yarán, ahora disueltos, se constituyeron con pleno conocimiento y aprobación de las autoridades iraníes después de que las instituciones bahá’ís formales fueron declaradas ilegales en Irán en los años ochenta. Su papel era velar por las necesidades espirituales y materiales mínimas de la Comunidad Bahá’í de Irán.

También se espera que los cinco miembros restantes de los Yarán completen sus sentencias en los próximos meses. Entre ellos, el Sr. Jamalodin Khanjani, de 84 años; el Sr. Afif Naeimi, de 56 años; el Sr. Saeid Rezai, de 60 años; el Sr. Behrooz Tavakkoli, de 66 años; y el Sr. Vahid Tizfahm, de 44 años.

Noticias relacionadas: