Historia

Presencia de la comunidad bahá’í en nuestra sociedad

En esta sección se enumerarán algunos hechos y datos destacados que muestran la penetración de la Fe bahá’í en la sociedad española, y que se relacionan con cuatro ámbitos de impacto: la administración del Estado, el público en general, el sector religioso y el mundo asociativo.

Ante el Estado y la administración

  1. La comunidad bahá’í de España se inscribió en 1968 en el registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia1.
  2. Un número creciente de Asambleas Espirituales Elegidas se han ido inscribiendo en el registro de entidades religiosas. Existen cerca de 40 Asambleas Espirituales Locales, aunque no todas ellas están inscritas aún2.
  3. Desde el año 2010, la comunidad bahá’í de España ha estado dando pasos firmes para la consecución del notorio arraigo. Debido a los cambios en esta materia, todavía no ha habido una resolución favorable ni desfavorable, pero todo parece indicar que antes de 2017 se podrá lograr dicho reconocimiento.
  4. Debido a las acciones de defensa de los bahá’ís de Irán emprendidos por los bahá’ís de España, diferentes estamentos gubernamentales se han pronunciado tanto a nivel interno (en el Senado, Parlamentos autonómicos, Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de asuntos exteriores y cooperación, etc.), como internacionalmente, a favor de este colectivo. resoluciones de la comisión de derechos humanos.
  5. En los últimos años, la comunidad bahá’í colabora con oficiales del gobierno, representantes civiles, académicos y de los medios de comunicación, en la promoción de de actividades divulgativas en áreas de relevancia social, tales como los derecho humanos, la gobernanza o el papel de la religión en la sociedad. A este respecto, en 2014 la comunidad bahá’í organizó una jornada en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales sobre gobernanza, en la que participaron múltiples actores.Posteriormente, en febrero de 2015, se celebró en Barcelona un Congreso sobre gobernanza y religión en colaboración con la Generalitat, con varias universidades y con diversas entidades asociativas:
    Esta línea continúa desarrollándose.
  6. La Asamblea Nacional de España tiene actualmente varios acuerdos con instituciones públicas. Es colaborador recurrente de la Fundación Pluralismo y Convivencia, tiene un convenio de prácticas con la Universidad Complutense de Madrid para los estudiantes de pedagogía, ha introducido algunos programas educativos bahá’ís en colegios, etc.

Ante el público en general

  1. Aunque todavía no conocida mayoritariamente, durante los últimos años, y a pesar de la prohibición atesorada en los escritos bahá’ís de hacer proselitismo, se han generado múltiples espacios para dar a conocer la Fe ante el público en general. El medio más importante hasta la fecha quizá hayan sido los contactos personales y las campañas colectivas para invitar a personas comprometidas con la sociedad a participar en las actividades bahá’ís de cambio social. Desde el establecimiento del Instituto de formación, se han multiplicado por todo el país, ciertas actividades educativas para niños, jóvenes y adultos. Estas actividades enfocadas en el empoderamiento colectivo para el cambio social, se han ido convirtiendo en el medio más generalizado de entrar en contacto con la comunidad bahá’í.
  2. A finales de los años 70, con las recién adquiridas libertades democráticas, los bahá’ís organizaron múltiples actos públicos, tales como conferencias, mesas redondas, exposiciones y conciertos por todo el país. En los años 80 y 90, también comenzaron a aprovecharse algunos actos públicos destacados, como el día del libro, ciertas festividades civiles o las celebraciones internacionales, para preparar actividades especiales dirigidas al público en general. Las exhibiciones de los talleres de danza, donde se cuestionaban ciertos problemas sociales como el racismo y la desigualdad de género, se volvieron muy populares.
  3. Los medios de comunicación, tras la Revolución Islámica de Irán, también comenzaron a publicar un buen número de reseñas, artículos de periódico y entrevistas televisivas o radiofónicas sobre la Fe bahá’í3. La temática principal, no obstante, era la persecución de los bahá’ís de Irán. La comunidad bahá’í de España, a partir de entonces, se hizo más conocida, aunque se asociaba con una Fe perseguida en Irán. Esto no permitía ver el sólido arraigo que ya estaba produciéndose en España, donde la mayoría de creyentes eran y son nacionales.
  4. La celebración de los Días Sagrados bahá’is ha contribuido a dar visibilidad a la comunidad. Las celebraciones son abiertas, y con frecuencia se organizan en algunas comunidades actos que congregan a decenas o en ocasiones algunos cientos de personas. Particularmente relevantes han sido las celebraciones del año nuevo bahá’í y del Nacimiento de Bahá’u’lláh, que en numerosas localidades han sido durante décadas ocasiones para los círculos de personas allegadas a la comunidad de compartir el progresivo arraigo de una comunidad religiosa. Otra manera en que la conmemoración de festividades bahá’ís ha hecho presentes a los bahá’ís en la sociedad se debe a la práctica de no trabajar o asistir a clase en estos días. No son pocas las ocasiones en que un cartel en una tienda diciendo que cierra por festividad bahá’í o la ausencia de un alumno en el colegio han dado a conocer la existencia de una comunidad religiosa con su propio calendario y prácticas.
  5. La comunidad bahá’í de España también ha ido ganando espacio en el mundo virtual. En España, hace años que se creó la primera página web oficial de los bahá’ís de España y actualmente existe una segunda versión adaptada a la identidad en evolución de dicha comunidad. Esta presencia en internet se completa con otras páginas creadas por comunidades locales y con algunas iniciativas de individuos.

Ante el ámbito religioso

  1. Desde el comienzo de las iniciativas por el diálogo interreligioso, la comunidad bahá’í ha sido una de las principales participantes. Ya sea en forma de actos interreligiosos por la paz o de iniciativas de base, los bahá’ís en diversas localidades de España han estado muy involucrados. En varias ocasiones, además han asumido responsabilidades importantes a la hora de promover tales iniciativas. En el País Vasco y Madrid, en Cataluña y Alicante, en Asturias y Extremadura, en Andalucía y Toledo, por señalar solo algunos lugares, los bahá’ís han colaborado de forma regular con diferentes entidades en la promoción de dicho diálogo entre confesiones.
  2. El Parlamento Mundial de las religiones en Barcelona4 fue un foro donde los bahá’ís estuvieron muy implicados y que merece mención singular.
  3. En el Foro espiritual de Estella, varios bahá’ís del País Vasco han estado también muy involucrados.
  4. Varias de las Asociaciones formales para el diálogo interreligioso más simbólicas del país han tenido entre los socios fundadores a bahá’ís, tales como la Asociación Unesco para el Diálogo Interreligioso de Cataluña o la Asociación para el Diálogo Interreligioso de Madrid.

Ante las organizaciones civiles

  1. En los años 80 y 90 se fortaleció el movimiento asociativo en España, particularmente en la forma de cooperación internacional y de coordinadoras de Organizaciones no Gubernamentales (ONG) para el desarrollo nacional y regional. Algunas comunidades bahá’ís locales aportaron su grano de arena, participando en diversas ferias y congresos y convirtiéndose en socios de la coordinadora de OONNGG, contribuyendo con ideas y recursos. La comunidad bahá’í se convirtió en un actor familiar de este ámbito, con un perfil característico y diferenciado, ya que no es una ONG para el desarrollo al uso que recauda dinero en España para sostener proyectos en países pobres, pero tiene una experiencia significativa en este campo a nivel internacional e incluso ha desarrollado un enfoque particular para abordar la miríada de cuestiones relacionadas con la prosperidad y la erradicación de la pobreza.
  2. La Asociación de estudios bahá’ís, actualmente en evolución, se constituyó para contribuir a la evolución del pensamiento social en materias de relevancia y para correlacionar el pensamiento contemporáneo con los principios bahá’ís en búsqueda de soluciones. Hoy día, la Oficina de Asuntos Públicos de la comunidad bahá’í de España, dependiente de la Asamblea Nacional, desarrolla una función similar con un enfoque de trabajo progresivamente más sistemático.
  3. Debido a la importancia que los principios bahá’ís le dan al papel de la mujer en el progreso social, en las últimas décadas se instituyeron algunas Asociaciones de mujeres bahá’ís, siendo varias de ellas muy activas.
  4. En algunas zonas del país últimamente también están surgiendo Asociaciones de jóvenes bahá’ís, cuyo cometido principal es expandir un programa de empoderamiento para adolescentes de eficacia reconocida internacionalmente.

 

«La procedencia de los miembros de esa primera comunidad bahá’í muestra la capacidad de la nueva Fe de atraer y unir en un mismo proyecto a personas de una diversidad cultural, ideológica y conceptual tan rica y variada. Entre los bahá’ís había antiguos socialistas, comunistas, sindicalistas de diverso signo, esperantistas, católicos devotos, teósofos, espiritualistas, espiritistas, nacionalistas y anarquistas. Pese a esa extensa gama de procedencias tanto a nivel de pensamiento como de creencia, la convivencia entre los nuevos creyentes alcanzó unas cotas de unidad elevadas».

  1. Ministerio de Justicia: Comunidad Bahá’í de España en el Registro de Entidades Religiosas
  2. Ministerio de Justicia: Busqueda de Entidades Religiosas
  3. El País “Casi 2000 españoles son bahá’ís” artículo del 23 de marzo de 1986)
  4. Council for a Parliament of the World’s Religions: 2004 Parliament of the World’s Religions