Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

“La religión contribuye de forma significativa a la felicidad”

Barcelona (Oficina de Asuntos Públicos) — Esta fue una de las conclusiones más optimistas del Congreso de Gobernanza y Religión que acaba de clausurarse en Barcelona y que analizó el papel de la religión en el cambio social. Al final de la noticia se adjunta un documento con las conclusiones del congreso.

Logo e información sobre el congreso

En un momento en que los fanatismos religiosos han puesto en jaque a los países más poderosos de la tierra, los 20 académicos y expertos que participaron en el segundo Congreso sobre Gobernanza y religión clausurado ayer en Barcelona, exploraron nuevas líneas de contribución de la religión al progreso social y expusieron las buenas prácticas que pueden ser transferibles desde la religión a la política.

En la última mesa del congreso dedicada a valorar la contribución social de la religión en un mundo globalizada, el catedrático de la Universidad de Barcelona, José A. Rodríguez, abordó el tema de religión y felicidad desde una perspectiva sociológica, exponiendo los resultados de algunos estudios que muestran que las religiones contribuyen significativamente a la felicidad gracias a la cohesión social que favorecen y a la acción altruista que inspiran.

Otras ponencias de esta mesa resaltaron, entre otros, como la esencia de las religiones parece contribuir al progreso moral y social, pero las instrumentalizaciones de las religiones han traído regresión; que existe un potencial de conflicto cuando la etnia y la religión, o la nación y la religión se fusionan y, en estos casos, los símbolos y rituales religiosos son utilizados para legitimar una ideología que puede ser opresiva o totalitaria; y el papel de la religión en algunos procesos de democratización y de paz.

El papel de la religión en la historia de la civilización

En el congreso sobre gobernanza y religión, también se analizó el papel que la religión ha jugado en la historia de la civilización. Se diferenció entre el mensaje esencial de las religiones, que promueve la unidad esencial de los seres humanos y que como tal inspira órdenes sociales justas y progresistas y las desviaciones e interpretaciones interesadas que se hacen para legitimar un orden que beneficia a ciertos grupos sociales. “El mensaje esencial es fuente de civilización y de progreso. Las interpretaciones interesadas tanto justifican diferentes tipos de regímenes que pueden ir en contra del mensaje esencial y que perjudican a colectivos, como propician brotes de fundamentalismo y regresión” –concluyó el historiador Amín Egea .

Modernización y revitalización religiosa pueden ser compatibles

En la mesa sobre enfoques jurídicos y sociológicos se hizo un recorrido por las diferentes teorías sociales que pretendían explicar los procesos de modernización: secularización, desecularización, pluralismo, etc. “Aunque al inicio se pensaba que la modernización llevaba consigo inevitablemente a una secularización irreversible, los datos empíricos parecen mostrar que la modernización y la revitalización religiosa pueden ser compatibles” –afirmaba la socióloga Mar Griera en su ponencia.

El marco jurídico de España y de Cataluña contempla que el Estado tenga relaciones de cooperación con las confesiones religiosas para impulsar el disfrute de la libertad religiosa, tanto en su dimensión individual como colectiva. “Este marco, sin embargo, en la práctica no se ha desarrollado mucho y aspectos que están recogidos en la Constitución, relativos a la libertad religiosa, no se han hecho efectivos” –afirmó la catedrática de la Universidad de Barcelona.

La profesora de la Universidad Internacional de Barcelona, Silvia Albareda, presentó el diseño de una investigación financiada por la Generalitat de Catalunya que pretende evaluar la contribución de las religiones a las sostenibilidad en esta comunidad autónoma. La premisa desde la que se parte es que las religiones ya están haciendo contribuciones pero que éstas no son visibles. “ Hacen falta perspectivas humanistas para evitar el cambio climático y promocionar un desarrollo humano integral e inspirarse en motivos religiosos que contribuyan a mejorar las condiciones hacia una sociedad más justa, equitativa y sostenible”-afirmó la profesora Albareda.

El papel de la utopía como visión alternativa

Congreso

A la izquierda D. Fernando Arias Canga, Director de la Fundación Pluralismo y Convivencia, a la derecha Dr. Sergio Garcia, responsable de la Oficina de Asuntos Públicos de la Comunidad Bahá’í de España

En la mesa de religión y cambio social, se analizó el tipo de organizaciones políticas, sociales y económicas que han emergido de las diferentes tradiciones religiosas y se planteó el papel de la utopía como visión alternativa de un orden social. “Las religiones proporcionan la utopía necesaria para la transformación social” afirmó Montserrat Coll, doctora en filosofía y ex directora general de asuntos religiosos de la Generalitat de Catalunya. Las religiones han podido tener este papel: imaginar sociedades posibles más prósperas, justas y armoniosas y en esta mesa se presentaron cosmovisiones religiosas que han dado origen a diferentes modelos de organización social: el judaísmo y la gobernanza, el cristianismo y el Estado, el Islam y la política. Por último, se presentó la visión de Bahá’u’lláh –fundador de la fe bahá’í– de un nuevo orden mundial y los instrumentos, mecanismos y enfoques que existen en sus escritos para lograrlos, así como la experiencia piloto de la comunidad bahá’í en dicho proceso. “El Orden Mundial de Bahá’u’lláh, intenta crear un orden en el mundo que refleje lo divino” – apuntó el ponente, Sergio García, doctor en sociología y director del congreso.

Diálogo interreligioso versus competición

Y por último, el congreso se cerró con una mesa sobre el diálogo interreligioso como ejemplo de buenas prácticas en una sociedad vertebrada por la competición que expuso aprendizajes de la esfera del diálogo interreligioso aplicables a la política para mostrar los esfuerzos que desde las instituciones públicas se están haciendo en España y en Cataluña para gestionar la diversidad religiosa. Primero se presentó la experiencia del Observatorio de la Fundación Pluralismo y Convivencia, un instrumento que pretende contribuir al doble objetivo de la Fundación de ayudar a la administración pública a gestionar la diversidad religiosa y de colaborar con las confesiones para que puedan disfrutar colectivamente del derecho a la libertad religiosa. Después se presentaron dos experiencias diferentes de diálogos interreligioso, la del GTER, que aglutina a los representantes oficiales de las religiones en Cataluña, y la de AUDIR, que se centra en el diálogo interreligioso de base.

Se adjunta un documento preparado por la Oficina de Asuntos Públicos con las conclusiones del congreso: Conclusiones congreso

 

El Congreso Gobernanza y Religión, se celebró los días 18 y 19 de febrero de 2015 en el Palau Robert de Barcelona, fue organizado por la Oficina para el discurso público de la comunidad bahá’í de España y contó con la colaboración de la Dirección General de Asuntos religiosos de la Generalitat de Catalunya, el ISOR (Investigaciones en Sociología y Religión), AUDIR (Asociación Unesco para el Diálogo Interreligioso), La Fundación Pluralismo y Convivencia, el GTER (Grupo Estable de Religiones), Grupo Interuniversitario de Derechos Culturales y Diversidad y por la Universidad de Barcelona.