Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

Las religiones se unen por la Paz y los refugiados en la Mezquita central de Madrid

—Madrid, 6 de junio de 2016—. El pasado jueves 2 de junio, en un acto multitudinario, las diferentes tradiciones quisieron hablar con una sola voz

DSC02458A las 19:00, representantes católicos, musulmanes, cristianos evangélicos y ortodoxos, judíos, budistas, hindús y bahá’ís abrían un acto que simbolizaba la complementariedad de las religiones y su determinación por contribuir a la solución de los problemas contemporáneos. También había participación de otros colectivos

El tema central era la crisis de los refugiados, pero no la abordaron con tópicos manidos que buscan simplemente culpables y se llenan de denuncias y reproches. Quisieron analizar las causas subyacentes, los motivos más profundos, para llegar a la conclusión de que los últimos conflictos que han generado olas de movimientos migratorios forzados son responsabilidad de todos —de las religiones también, reconocían— y, por lo tanto, de todos también ha de venir la solución. «La cultura, la tecnología, la economía, la comunicación, los problemas y las amenazas se han globalizado», —se indicaba en la parte del programa dedicada a explorar el corazón del problema—, «pero la política no ha seguido el mismo ritmo y esto ha producido un déficit de gobernanza global que impide responder efectivamente ante los problemas globales como este».

DSC02476El acto también incluyó el reconocimiento por parte de los organizadores de que la instrumentalización de la religión ha contribuido históricamente a iniciar conflictos y a nutrir odios. Sin embargo, también manifestaban que esa dimensión no forma parte de su esencia, que es civilizadora, sino que es el resultado de otros intereses que se intentan justificar recurriendo al discurso religioso.

La parte final del programa permitió que cada tradición religiosa ofreciera pistas sobre la dirección que debe tomar la solución del problema de los refugiados que por tanta atención mediática ha acabado deshumanizándose. Para concluir, se leyó un manifiesto de compromiso, que solicitaba una mayor implicación de Europa y un enfoque centrado en los derechos humanos y en la legislación internacional sobre derecho humanitario, consensuado por todos los grupos religiosos.