Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

Los siete líderes bahá’ís cumplen 10.000 días en prisión

NUEVA YORK (29 Marzo 2012) − El domingo, 1 de abril, marca los 10.000 días que, entre todos, han pasado en prisión los que fueron siete líderes bahá’ís, un periodo durante el cual han estado privados de los derechos acordados bajo las leyes y regulaciones iraníes.

Antes de su arresto en 2008, los siete eran miembros de un  grupo que se encargaba de cubrir las necesidades sociales y espirituales de los bahá’ís de la comunidad iraní. Ellos son Fariba Kamalabadi, Jamaloddin Khanjani, Afif Naeimi, Saeid Rezaie, Mahvash Sabet, Behrouz Tavakkoli y Vahid Tizfahm. La Sra. Sabet fue detenida el 5 de marzo del 2008. Sus seis compañeros fueron arrestados en redadas policiales en sus casas de madrugada el día 14 de mayo 2008.

Unos 20 meses tras haber sido detenidos sin cargos en la prisión de Evin en Teherán, el 12 de enero de 2010, comenzó el proceso judicial. Consistió en seis sesiones judiciales, todas desprovistas del proceso legal pertinente. Los siete fueron acusados, entre otras cosas, de espionaje, de propaganda contra la República Islámica y de establecer una administración ilegal, cargos que han rechazado rotunda y categóricamente todos los acusados. Cada uno ha sido condenado a 20 años de prisión.

Actualmente, los cuatro hombres están cumpliendo su sentencia en la prisión de Gohardasht, a unos 50 kilómetros al oeste de Teherán. Las dos mujeres se encuentran en la prisión de Evin tras haber estado retenidas en Gohardasht y, provisionalmente y en pésimas condiciones, en la prisión de Qarchak.

El domingo, en una iniciativa coordinada por el grupo defensor de los derechos humanos, United4Iran, se desplegarán grandes fotos de los siete en vallas publicitarias móviles y en otros lugares de doce de las ciudades más importantes del mundo.

«Los que podemos levantarnos debemos ser la voz de aquellos que han sido silenciados», dijo Firuzeh Mahmoudi, directora y fundadora de United4Iran. «Esperamos que esta iniciativa atraiga la atención mundial hacia la grave situación de los siete líderes bahá’ís, además de recordar a todos los demás prisioneros de conciencia que siguen entre rejas y que necesitan nuestro firme apoyo y defensa.»