Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

El gobierno de Irán cierra los comercios bahá’ís dejando sin su medio de subsistencia a numerosas familias

MADRID — En las ciudades iraníes de Rafsanján, Kermán, Sarí y Hamadán, el gobierno ha cerrado decenas de tiendas con el propósito de ejercer presión para que los bahá’ís no conmemoren sus días sagrados.

1057_00

Estas tiendas –pequeños negocios de objetos para el hogar, piezas de coche o boutiques– fueron selladas a lo largo de los meses de abril y mayo, aprovechando alguno de los días sagrados específicos en que los propietarios cerraban para realizar conmemoraciones.

Las autoridades iraníes también amenazaron a algunos de estos comerciantes con retirarles las licencias y con cerrarles los negocios de forma permanente, si no firmaban un documento comprometiéndose a cerrar sus tiendas solamente durante los días festivos oficiales.

“Este reciente intento de las autoridades iraníes de impedir que los propietarios de tiendas bahá’ís conmemoren sus días va en contra de las propias leyes de Irán, además de violar las normas internacionales de derechos humanos”, señaló Diane Ala’i, la representante de la oficina de Ginebra de la Comunidad Internacional bahá’í ante las Naciones Unidas.

“Estos pequeños negocios son el único medio económico de subsistencia que estos bahá’ís y sus familia tienen”, mencionó la Srta. Ala’i, “ya que se les prohíbe ser empleados públicos y se suele ejercer presión sobre los empresarios del sector privado para despida a los bahá’ís que tienen en plantilla”.

El pasado octubre, al menos otros 80 negocios similares fueron clausurados por las autoridades en estas mismas ciudades y en Jiroft, al observar que los baha’ís estaban conmemorando sus días sagrados. Sin embargo, tras muchas apelaciones y cierta presión internacional al hacerse público lo que estaba sucediendo, los negocios se volvieron a abrir. Estas actuaciones están registradas en informe anual de 2015 del grupo de trabajo sobre libertad de conciencia y de creencia y tolerancia religiosa del Parlamento Europeo titulado “El estado de la libertad religiosa o de creencia” (http://www.religiousfreedom.eu/file/2015/06/2014-Intergroup-Report-FINAL.pdf).

“Estos últimos acontecimientos suponen un nuevo nivel en la persecución contra los bahá’ís porque no es que ellos hagan propaganda de que van a cerrar sus tiendas porque es un día sagrado bahá’í, sino que simplemente aspiran a ejercer su derecho a la libertad de culto”, declaró la Srta. Ala’i. “Parece claro que esto es parte del esfuerzo continuo del gobierno por invisibilizar a los bahá’ís, esforzándose por eliminar todos los aspectos de su existencia”.

La noticia llega justo cuando representantes de gobiernos, del mundo empresarial y de los trabajadores se encuentran debatiendo en Ginebra, en la 104ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, acerca de, entre otros temas, la discriminación en los lugares de trabajo.

La Srta. Ala’i también señaló que Irán no está cumpliendo sus compromisos internacionales con los derechos humanos. En la reunión de la Organización Internacional del Trabajo en el 2014 se urgió a Irán a abordar la cuestión de la discriminación contra los bahá’ís sin dilaciones. Sin embargo, la situación, en lugar de mejorar, parece que ha empeorado.

Los bahá’ís tienen oficialmente restringido el acceso a ciertos empleos y profesiones. En el 2007 la Oficina de Supervisión de Lugares Públicos difundió una carta a la policía de todo el país exponiendo que se debería prohibir a los bahá’ís desempeñarse en “negocios de altos ingresos” o de naturaleza “sensible”, tales como los medios de comunicación, la joyería, la fotografía, trabajos relacionados con los ordenadores e internet o la industria alimenticia (https://www.bic.org/sites/default/file/pdf/070409_letter_restricting_bahai_businesses_in_iran_english.pdf)

Además, algunas tiendas pequeñas regentadas por bahá’ís no sólo han sido cerradas frecuentemente por el gobierno, sino que también han sido objeto de incendios provocados y de otros ataques. La atmósfera de odio hacia los bahá’ís generada a través de una campaña nacional mediática en contra de la comunidad bahá’í es el contexto de done surgen estas acciones.