Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

Se dispone la primera piedra para la Casa de adoración de Colombia

25 de Mayo del 2016, Norte del Cauca, Colombia— El pasado domingo 22 de mayo tuvo lugar la inauguración histórica para la Casa de adoración bahá’í para Norte del Cauca en Colombia.

Unas 700 personas se reunieron en el terreno del Templo en la pequeña aldea de Agua Azul, en el municipio de Villa Rica, incluyendo la alcaldesa, la Sra. Jenny Nair Gómez.

Dirigiéndose a la audiencia, la Sra. Nair Gómez explicó cómo la Casa de adoración «resuena con la visión de la espiritualidad que nos enseñaron nuestros antepasados”.

«Para nosotros los Caucanos del norte, tener una Casa de adoración es un motivo de orgullo», dijo. «Queremos, sobre todo, establecer un espíritu de hermandad. Compartimos esta tierra, y esta es nuestra Casa de adoración. Como vecinos, estamos inspirados a trabajar juntos para el progreso de nuestro pueblo y región».

El evento se compuso de oraciones, conversaciones de dignatarios y representantes de instituciones bahá’ís.

tinajaCon motivo de la disposición de la primera piedra, una ceremonia simbólica se mezcló la tierra traída por representantes de unas 60 comunidades. La tierra fue depositada en una vasija de barro tradicional, llamada «tinaja», utilizada típicamente para el agua. La tierra simboliza la libertad, la tierra en esta región fue habitada por los antiguos esclavos afro-colombianos que dejaron grandes plantaciones y se establecieron en el Norte del Cauca en el siglo XIX. Así, la ceremonia conectó la primera piedra del Templo con la historia de la región.

Bahai.es Prensa - Diseño Templo Bahá'í Norte del Cauca (Colombia)

Diseño del templo

La Casa de adoración, cuyo diseño fue presentado en septiembre de 2014, es uno de los primeros Templos bahá’ís locales en construirse, entre otros cuatro anunciados por la Casa Universal de Justicia en el 2012. La Casa de Justicia definió el templo local como «el establecimiento de un punto focal de adoración, un centro neurálgico de la vida comunitaria» donde la gente de la comunidad puede reunirse «al despuntar el día para la invocación humilde y la fraternidad, antes de afluir de sus puertas para ocuparse en sus quehaceres cotidianos».

En los terrenos de la Casa de adoración también se incluyen instalaciones para instituciones y organismos dedicados a promover el bienestar de la comunidad, reuniendo la adoración y el servicio como dos elementos esenciales e inseparables de la vida bahá’í. Hay una vibrante comunidad bahá’í en el Norte del Cauca que está trabajando con la gente de la región para el progreso espiritual y material de barrios y pueblos de la zona, y el Templo será naturalmente un componente integral de este proceso de la comunidad colindante.