Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

Décadas de persecución de los bahá’ís en Irán recogidas en archivos

GINEBRA – En respuesta al creciente interés sobre la persecución de los bahá’ís de Irán, la Comunidad Internacional Bahá’í ha lanzado hoy un sitio web que ofrece una visión de varias décadas de trato discriminatorio contra los bahá’ís en ese país. El sitio web, que se llama Archivos de la persecución de los bahá’ís en Irán (https://iranbahaipersecution.bic.org), pone a disposición, por primera vez, miles de documentos oficiales, informes, testimonios y material audiovisual, pruebas documentales reveladoras de años de opresión implacable.

«El sitio web fue creado –explica la Sra. Diane Ala’i, Representante de la Comunidad Internacional Bahá’í ante las Naciones Unidas en Ginebra– en respuesta al creciente interés tanto a nivel internacional como dentro de Irán por comprender la profundidad y amplitud de la persecución». De hecho, en los últimos años, un creciente número de periodistas, activistas de derechos humanos, investigadores y cineastas han presentado la persecución de los bahá’ís en sus trabajos.

Con el tiempo, se agregarán muchos más documentos y registros audiovisuales en persa e inglés al archivo.

El sitio web hace la crónica, a través de documentos, fotos y videos, de la historia de una comunidad bajo persecución sistemática continua con el apoyo de funcionarios. Pone en tela de juicio las afirmaciones hechas por las autoridades iraníes a lo largo de los años de que los bahá’ís en Irán no reciben un trato discriminatorio.

Los documentos en el sitio web muestran la amplitud de la persecución contra los bahá’ís en Irán, desde los casos de encarcelamiento y ejecución, actos de violencia contra personas, secuestros, incendios y destrucción de viviendas, confiscación de propiedades, expulsión de oficiales del ejército de sus puestos en el ejército a pesar de haber recibido elogios por la dedicación y el servicio a las fuerzas armadas de la República Islámica, hasta la difusión de propaganda de odio contra ellos a través de los medios estatales.

«Los informes y documentos convincentes en el sitio web –explica la Sra. Diane Ala’i– proporcionan pruebas de las décadas de implementación sistemática de políticas diseñadas para sofocar a toda una comunidad».

Aunque la mayoría de los documentos en el Archivo están relacionados con los años posteriores a la revolución islámica en 1979, muchos también datan de antes de este período.

Durante los años inmediatamente posteriores al establecimiento de la Fe bahá’í (de 1844 a 1920), miles de seguidores fueron asesinados a instancias de líderes religiosos y funcionarios gubernamentales y enfrentaron sucesivos brotes de persecución. Durante la dinastía Pahlavi (de 1925 a 1979), el gobierno formalizó una política de discriminación contra los bahá’ís como una concesión al clero. La literatura bahá’í fue prohibida, los matrimonios bahá’ís no fueron reconocidos, los bahá’ís en el servicio público fueron degradados o despedidos, y las escuelas bahá’ís se vieron obligadas a cerrar. Sin embargo, después de 1979, los bahá’ís se vieron sujetos a una nueva y sistemática ola de persecución, soportando las formas más crueles de opresión.

En los primeros años de la revolución, más de 200 bahá’ís fueron ejecutados o desaparecieron sin dejar rastro. Cientos fueron arrestados, torturados, encarcelados y expulsados de sus trabajos y universidades. En respuesta a la condena de la comunidad internacional, el gobierno iraní cambió su estrategia de destruir a la comunidad como una entidad viable a través de formas más encubiertas de persecución, como la discriminación económica, educativa y cultural.

A los bahá’ís se les sigue negando el acceso a la educación universitaria, se les excluye del empleo en el sector público y de numerosas profesiones en el sector privado, se les niega los beneficios del sistema de pensiones y son injustamente arrestados, encarcelados y sentenciados a años de prisión después de juicios que carecen de las debidas garantías procesales. Aproximadamente 90 bahá’ís están actualmente en prisión en Irán solo por sus creencias. Los cementerios bahá’ís son destruidos y el uso extensivo por parte del gobierno de los medios de comunicación para denigrar y difamar a los bahá’ís ha aumentado en los últimos años. En los últimos años, el «apartheid económico de un sector considerable de la población» (véase una carta abierta al presidente Rouhani) se ha acelerado y las pequeñas tiendas bahá’ís se han convertido en blanco de ataques y cierres por parte de las autoridades.

La discriminación contra los bahá’ís está arraigada en el sistema legal iraní. La Constitución de Irán, por ejemplo, solo reconoce el cristianismo, el judaísmo y el zoroastrismo como minorías religiosas oficiales en el país. Además, el Código Penal iraní solo permite el derecho a diya (indemnización por muerte o lesiones) para los musulmanes y las tres minorías religiosas reconocidas constitucionalmente, mientras que otorga qesas (justicia retributiva) exclusivamente a los musulmanes. Por lo tanto, priva legalmente a los bahá’ís del derecho a buscar justicia y permite que la violencia contra ellos se lleve a cabo con impunidad. A pesar de esto, los bahá’ís en Irán tienen y continúan buscando justicia a través de los medios legales disponibles para ellos.

«Los documentos en este sitio web dan testimonio de un sistema de justicia que, durante casi cuarenta años, ha violado todos los elementos aceptados de las garantías procesales –expone la Sra. Ala’i.– Lo cual abarca desde arrestos y detenciones arbitrarias hasta la expulsión de personas inocentes de la escuela y lugares de trabajo por ninguna otra razón que no sea la de su fe».