Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

Bahá’ís de España y el mundo celebran el Año Nuevo

—Madrid, 20 de marzo de 2018—. Los bahá’ís de España se sincronizan con más de siete millones de bahá’ís en todo el mundo para celebrar su Año Nuevo, el Naw-Rúz, que significa «nuevo día» y que coincide con el equinoccio de primavera.

Intervención artística durante la celebración del Naw-Rúz en Madrid

El martes por la tarde, la sede madrileña de la comunidad bahá’í en Madrid se engalanó con atuendo festivo para la celebración de este acontecimiento. Alrededor de 5.000 bahá’ís del resto de España han hecho lo mismo en diferentes puntos de la península y de las islas. Coincidiendo con el inicio de la primavera en el hemisferio norte, un símbolo de la renovación de todo lo existente, y tras 19 días de ayuno, la llegada del 21 de marzo —a partir de la puesta del sol el calendario bahá’í cuenta un nuevo día— marca el inicio del año 175 para los bahá’ís.

El calendario bahá’í es una de las señas distintivas de la Fe bahá’í. De hecho, la creación de un calendario propio es una característica de todas las religiones independientes de la historia. En cada una de ellas, un nuevo sistema para medir los días, meses y años sirve para resaltar la importancia histórica de la aparición de su profeta fundador y el inicio de una nueva era. Para los bahá’ís, estas diversas creencias y épocas religiosas están conectadas entre sí y constituyen etapas de un único proceso espiritual que permite a la humanidad acercarse a su Creador y evolucionar hacia niveles más complejos y ricos de civilización.

El calendario bahá’í consta de 19 meses de 19 días. Cada día y cada mes lleva el nombre de uno de los atributos de Dios, para recordar la conexión que se considera que ha de existir con Él, como son Esplendor, Gloria, Belleza o Grandeza. Otra característica de este calendario es que es solar y no lunar. Además, la referencia a eventos naturales, como el equinoccio, es indicativo de la importancia que los escritos bahá’ís otorgan a la relación con la naturaleza, que es considerada un fideicomiso sagrado del hombre.