Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

Delegados de 160 países eligen al consejo de gobierno internacional bahá’í

—Madrid, 7 de mayo de 2018—. Más de 1.300 delegados, en representación de 160 países, han participado en la 12.ª Convención Internacional Bahá’í para la elección del consejo de gobierno internacional de los bahá’ís. Nueve delegados han representado a España.

La Convención Internacional es una reunión única que se celebra cada cinco años en Haifa, el centro administrativo y espiritual de la comunidad mundial bahá’í. Durante la convención, los delegados participaron en una serie de sesiones de consulta y eligieron al máximo órgano administrativo de la comunidad bahá’í, la Casa Universal de Justicia.

Los delegados provienen prácticamente de todos los países, incluido España. «Era muy emocionante ver que no estamos solos en el mundo, que Europa no es el centro del mundo y que hay países que no sabías ni que existían» —comenta Tareixa Enríquez, una de los nueve delegados de España— «Los demás países venían con toda su diversidad y sin embargo todos hablábamos el mismo lenguaje».

Las consultas en la Convención Internacional generalmente están relacionadas con el desarrollo de la Fe bahá’í y las contribuciones de las comunidades bahá’ís al progreso de la sociedad. Una de las principales áreas de discusión es la manera en que las enseñanzas de Bahá’u’lláh —como la unidad de la humanidad, la igualdad de mujeres y hombres, la armonía de la ciencia y la religión y la investigación independiente de la verdad— se están expresando en una amplia variedad de entornos sociales, desde los pueblos más remotos hasta los grandes centros urbanos y en diversas realidades culturales.

Los delegados se reunieron para elegir a los nueve miembros de la Casa Universal de Justicia. «Me siento privilegiada de estar aquí y participar en este proceso electoral, que nada tiene que ver con los procesos electorales que vivimos en el mundo occidental y en cualquier parte del mundo» —subraya Tareixa Enríquez— «Se basa exclusivamente en mirar las cualidades espirituales que tiene la persona para un propósito espiritual».

Los delegados tienen un período de preparación espiritual antes de participar en la elección. Esto conlleva tiempo para orar y meditar en los Santuarios Sagrados de Haifa y Akká, así como para visitar los lugares sagrados históricos bahá’ís.