Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

Sale a la luz la nueva obra: «Haciendo realidad el derecho a la alimentación en España»

—Madrid, 21 de enero de 2019— Una nueva publicación analiza la relevancia del reconocimiento del derecho a la alimentación en España y explora su relación con otros ámbitos, como son la nutrición, la sanidad o la sostenibilidad económica, social y medioambiental.

Nace la publicación Haciendo realidad el derecho a la alimentación en España, una iniciativa del Observatorio del Derecho a la Alimentación de España —organización que reúne a un número importante de universidades españolas y con la que colabora la Comunidad Bahá’í de España— patrocinada por la Universidad de Oviedo y el Ministerio de Economía y Competitividad.

A través de una perspectiva multidisciplinar, el libro aborda la cuestión del derecho a la alimentación desde la necesidad de un marco jurídico que reconozca este derecho en España de forma plena. Además, muestra la conexión de este derecho con otras cuestiones tales como el cambio climático, la salud, el desarrollo rural y la situación de malnutrición y sobrepeso, presentes en la sociedad actual.

«Esta publicación es una aportación al discurso sobre la erradicación de la pobreza y la búsqueda de mejores formas de gobernanza local y gobernanza económica», destacada Leila Sant, miembro de la Oficina de Asuntos Públicos de la Comunidad Bahá’í de España. «Para superar un problema así, complejo y polifacético, es esencial la colaboración de todos los sectores de la sociedad, especialmente de los representantes políticos, de las organizaciones civiles, del sector empresarial, así como de la academia y las comunidades religiosas».

El artículo presentado por la Oficina de Asuntos Públicos, titulado Ampliando la mirada: la iniciativa de carta contra el hambre (pp. 83-95 del libro), plantea la necesidad de colocar la iniciativa de una plataforma ciudadana con la que lleva años colaborando, La Carta contra el Hambre, en un contexto más amplio que implica, por un lado, tener en cuenta la necesidad de avanzar hacia enfoques no asistencialistas y, por el otro, la importancia de determinar un marco teórico explícito donde incrustar las acciones.

«También es importante tener en cuenta ciertos principios espirituales con implicaciones prácticas para que las políticas de desarrollo beneficien a todos», señala el coautor del artículo, «tales como la necesidad de creación de capacidad en los individuos, comunidades e instituciones, de una ética favorable al trabajo duro con espíritu de servicio, de estructuras de gobernanza multinivel que articulen lo local, lo nacional y lo internacional o de la interconexión, la cooperación y la reciprocidad».

Esta iniciativa se enmarca dentro de los esfuerzos para avanzar en la consecución de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, particularmente, en relación al artículo 2 que busca «poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible». Otra iniciativa destacable es la recientemente constituida Alianza Parlamentaria por el Derecho a la Alimentación en las Cortes Españolas, que agrupa un número importante de diputados y senadores que pretenden trabajar conjuntamente para el avance de la erradicación del hambre en España.

Según el informe elaborado en 2017 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo: fomentando la resiliencia en aras de la paz y la seguridad alimentaria, el número de personas subalimentadas en el mundo ha ido en aumento desde 2014, alcanzando en 2016 aproximadamente 821 millones de personas. En España, la pobreza infantil —aquella en la que los sujetos son menores de 18 años— presenta unas tasas muy elevadas. El octavo informe Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España, publicado en 2018 por el European Antipoverty Network (AEPN), refleja que la pobreza infantil en España afecta a un 31,3% de los niños y que el 28,3% vive en riesgo de pobreza.

«Eliminar la pobreza, y por lo tanto, eliminar los extremos de riqueza y pobreza, es fundamental para la paz», concluye Sant, «y para ello, se requieren cambios profundos y estructurales, y un marco de gobernanza global que dé coherencia a todos los esfuerzos por erradicar la pobreza».