Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

Encuentro interreligioso de altos representantes en el Centro Mundial Bahá’í

—Madrid, 31 de enero de 2019—. Aproximadamente 50 personas, entre las que se incluyen 17 obispos católicos romanos y anglicanos con sus consejeros procedentes de todo el mundo, asistieron a un encuentro interreligioso en el Centro Mundial Bahá’í y visitaron el Santuario del Báb el 14 de enero.

(De izquierda a derecha) Carmel Irandoust, secretaria general adjunta de la Comunidad Internacional Bahá’í, lee una oración mientras Sheikh Jaber Mansour, Rabbi David Metzger, Emir Muhammad Sharif Odeh y el Padre Yousef Yokoub la escuchan.

En un marcado despliegue de unidad interreligiosa, diez representantes de las fes cristiana, drusa, judía, musulmana y bahá’í fueron acompañados por diecisiete obispos católicos romanos y sus consejeros en el exterior en un debate interreligioso especial sobre la coexistencia religiosa el 14 de enero de 2019.

Los ponentes que representaban a cada una de las comunidades religiosas participantes se centraron en cómo sus correligionarios pueden no solo nutrir un espíritu de convivencia y tolerancia mutua, sino también colaborar en los esfuerzos por construir unidad. Varios oradores observaron que los principios de diálogo, tolerancia, respeto, convivencia y amor por los demás se ensalzan en todas sus escrituras sagradas. Y para poder crear lazos de unidad entre pueblos de diferentes religiones y disipar la indiferencia y el prejuicio, es importante comunicarse y conocerse unos a otros, explicaron varios de los ponentes.

Tras el debate en el Centro Mundial Bahá’í, se recitaron oraciones en árabe, inglés y hebreo. Los cincuenta participantes se acercaron al cercano Santuario del Báb, un edificio abovedado en el Monte Carmelo en Haifa, Israel, donde se hallan sepultados los restos del Heraldo de la Fe bahá’í.

Los clérigos católicos se encontraban de visita en Tierra Santa en representación del Papa y de la Iglesia para su encuentro anual en apoyo a la comunidad cristiana; provenían de una docena de países diferentes, principalmente de Europa y Norteamérica. El padre Yousef Yakoub, líder de la comunidad cristiana maronita de Haifa, quien participó en la organización del encuentro, recitó la conmovedora Oración de San Francisco de Asís:

«Señor, conviérteme en un instrumento de Tu paz. Donde haya odio, permíteme sembrar amor; donde haya herida, perdón; donde haya duda, fe; donde haya desesperación, esperanza; donde haya oscuridad, luz; donde haya tristeza, dicha».