Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

¿Qué dicen las diferentes religiones sobre la muerte?

—Madrid, 05 de octubre de 2019—. Toni Sánchez Bernal, realizador audiovisual español, publicó el libro «Morir, el último tabú», que reúne perspectivas de diversas religiones y corrientes espirituales sobre la muerte.

Coloquio durante la presentación del libro «Morir, el último tabú» el 12 de septiembre en el Club Kolima. 

Descubrir qué sucede cuando morimos y si hay otra vida después de la muerte fueron algunas de las interrogantes que animaron al realizador audiovisual Toni Sánchez Bernal a entrevistar a miembros de las fes hindú, musulmana, cristiana, judía y bahá’í, entre otras, y así ofrecer a los lectores la oportunidad de acercarse a este tema.

«Independientemente de tu creencia, toda religión y filosofía espiritual coincide en que hay un “más allá”, aunque después hay discrepancias sobre cómo sería este, pero al menos todas afirman que hay “algo” después de morir» y «todas afirman la importancia que tienen nuestros actos en esta vida para lo que vendrá después», señalaba el autor del libro.

El 12 de septiembre, durante la presentación del libro en el «Club Kolima», los representantes del sufismo, de la doctrina espírita y de la comunidad bahá’í participaron en un coloquio al que asistieron más de 40 personas. Los participantes parecían convenir en que el ser humano es en esencia un ser espiritual y que la forma de vida que llevamos en este mundo físico tiene repercusión en una vida posterior.

«Los espiritistas utilizamos un concepto cercano al karma para describir lo que ocurre tras tus acciones, y esto mismo tiene consecuencias después de la muerte», señalaba la interlocutora espírita María Jesús Albertus.

Por su parte, Leila Sant, quien participó en el panel de parte de la comunidad bahá’í, indicaba que «los escritos bahá’ís mencionan que la naturaleza humana es doble, material o inferior, porque comparte los instintos de los animales, y superior o espiritual, que se asocia con lo que se llama el alma racional o el espíritu humano; esta última es la esencia del ser humano y por eso debe fortalecerse y desarrollarse».

«En el islam la muerte no se presenta como una tragedia, sino como un juicio donde las acciones realizadas en vida se pesan en la balanza que determinará tu condición futura», indicaba Sheikh Shojaeddin durante el coloquio abierto por la Editorial Kolima.

Las perspectivas presentes en el libro son muy ricas y, si se miran desde el ángulo de la complementariedad, parece que unas construyen sobre otras.

Sergio García, quien fue entrevistado en el libro explica que «lo que plantean los escritos bahá’ís es que ese mundo espiritual es un misterio» y que «en esta vida uno debe desarrollar las facultades espirituales que le van a permitir desenvolverse en el otro mundo espiritual, igual que cuando estábamos en el vientre de nuestra madre tuvimos que desarrollar nuestras facultades y capacidades físicas para desenvolvernos en este mundo físico así que, la conciencia de esa permanencia del alma es la que nutre el deseo de desarrollarnos espiritualmente en este mundo y poder trascender lo que es la vida meramente material».

Otro tema transversal que aparece en el libro, con independencia de la tradición, es que el progreso espiritual es acelerado por el reconocimiento en vida de Dios a través del Mensajero para la época en que uno vive ya que, cuando eso ocurre, el alma racional recibe el espíritu de fe, un fenómeno que aparece en todas las religiones con diferentes metáforas: en el judaísmo con la zarza ardiente, en el cristianismo con la paloma, en el islam con el arcángel Gabriel. Después, a través de la puesta en práctica de las enseñanzas del Mensajero de Dios, del esfuerzo por comprender su palabra y por servir a la sociedad, las personas van capacitándose para que cuando mueran puedan desempeñarse bien en el mundo que espera tras ella.

«Las entrevistas me han servido para quitarle ese velo de miedo a la muerte y, al reflexionar tanto sobre ella, sentir un deseo más exacerbado de vivir», concluyó el autor del libro en la presentación.