Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

La persecución de los bahá’ís de Irán se intensifica: amenazas de «desarraigo», penas de prisión y presiones psicológicas

—Madrid, 9 de junio de 2020—. Ante la escalada de la pandemia sanitaria, las autoridades iraníes han intensificado su persecución de los bahá’ís, eligiendo como blanco al menos a 71 personas en todo el país en las últimas semanas. Los informes sobre nuevas amenazas de «desarraigo» de la comunidad de Shiraz, junto con un número sin precedentes de nuevas penas de prisión, re-encarcelaciones y una campaña de odio en los medios de comunicación, están suscitando preocupación por la minoría religiosa del país, perseguida desde hace mucho tiempo.

En una audiencia judicial celebrada para un grupo de bahá’ís en Shiraz, un funcionario judicial amenazó con «desarraigar» a los bahá’ís de la ciudad. El tribunal condenó a los bahá’ís a entre uno y 13 años de prisión. En las últimas semanas, 40 bahá’ís en Shiraz cuyos casos estaban pendientes desde hacía meses han sido citados a los tribunales, lo que representa un número sin precedentes de citaciones judiciales contra bahá’ís en una sola ciudad en los últimos años.

«Una declaración tan indignante de un funcionario es una demostración evidente del fanatismo y el prejuicio religioso al que se enfrentan los bahá’ís en Irán. También es una prueba clara de la injusticia contra los bahá’ís en el sistema judicial y la verdadera motivación de las autoridades», dijo Bani Dugal, Representante Principal de la Comunidad Internacional Bahá’í ante las Naciones Unidas en Nueva York. «No sólo demuestra la ausencia del estado de derecho y la grave discriminación con que se trata a los bahá’ís en el sistema judicial de Irán, sino que su propósito es intimidar a los bahá’ís, ejerciendo fuertes presiones psicológicas sobre los que son objeto directo de ataques, así como sobre sus familias y todos los bahá’ís de Irán».

Además de Shiraz, los bahá’ís de Birjand, Yazd, Karaj, Ghaemshahr, Kermanshah e Isfahan han sido arrestados, citados a los tribunales, juzgados, condenados o encarcelados únicamente por sus creencias en las últimas semanas. El número total asciende al menos a 71 bahá’ís.

Tras ser arrestados y puestos en libertad bajo fianza, estas personas se han enfrentado a meses, y a veces años, de espera entre su arresto, juicio, tribunal de apelación y el comienzo de una condena a prisión, lo que añade una carga psicológica adicional. Estas crueles tácticas han sido empleadas repetidamente por las autoridades en los últimos años, ejerciendo sistemáticamente presión sobre toda la comunidad bahá’í.

Entre los bahá’ís condenados en Birjand se encuentra un anciano cuya edad pone en gran peligro su salud si es encarcelado. Algunas personas, que estaban cuidando a sus familiares cuando fueron convocadas a corte, se vieron obligadas a viajar en transporte público durante los cierres generalizados. Otra pareja que ha sido condenada a prisión tiene una hija que tiene cáncer, lo que provoca una profunda preocupación por su cuidado en caso de que sean encarcelados.

«Los recientes incidentes han ejercido una gran presión sobre cientos de familias», dijo la Sra. Dugal. «Someterlos a la constante amenaza de encarcelamiento en estas circunstancias y a la angustia emocional asociada a ello es otro intento de ejercer una mayor presión sobre la comunidad». Y hacer todo esto durante una crisis sanitaria, a un ritmo alarmantemente y sin justificación alguna, es extremadamente cruel e indignante».

Los bahá’ís, la minoría religiosa mayoritaria no musulmana de Irán, han sido perseguidos en el país desde la Revolución Islámica de 1979. En un memorando secreto aprobado por el Líder Supremo de Irán en 1991 se pide que se bloquee el «progreso y desarrollo» de la comunidad bahá’í, prohibiendo el acceso a la universidad y dificultando el acceso al trabajo o a ganarse la vida a los miembros de esta comunidad.

Las recientes presiones se producen cuando los medios de comunicación estatales de Irán también han intensificado la difamación pública de los bahá’ís mediante una difusión cada vez más coordinada de la desinformación. Los canales de televisión, los periódicos, las emisoras de radio y los medios de comunicación social se han saturado de artículos y vídeos que denigran las creencias bahá’ís, mientras que a los bahá’ís se les niega el derecho de réplica. En lo que va de año, la comunidad internacional bahá’í ha registrado más de 3.000 artículos de propaganda antibahá’í, y las cifras se han duplicado entre enero y abril.

«Amenazar con ‘desarraigar una comunidad’, juzgar a sus miembros en masa, re-encarcelarlos durante una pandemia y difundir propaganda que incita al odio contra ellos es un hecho chocante y profundamente preocupante», dijo la Sra. Dugal. «¿Cómo puede el Gobierno de Irán cumplir su sagrado deber para con el bienestar de su pueblo si pretende desarraigar a una comunidad de ciudadanos respetuosos de la ley? Los bahá’ís son el blanco de estos incidentes y, de hecho, todos los bahá’ís se enfrentan a la discriminación, son inocentes y deben estar libres de persecución religiosa».

Información de fondo:

– 55 bahá’ís han sido citados a los tribunales de Shiraz, Birjand, Karaj y Kermanshah. De este número, 26 han sido juzgados y sentenciados.
– 11 bahá’ís han sido citados a prisión en Shiraz, Ghaemshahr y Birjand.
– Tres bahá’ís han sido arrestados en Yazd.
– Dos bahá’ís arrestados en Isfahan fueron liberados poco después.