Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

La Comunidad Internacional Bahá’í conmemora el 75º aniversario de la ONU

—Madrid, 8 de octubre de 2020—. El pasado 21 de septiembre, la Bahá’í International Community (BIC) emitió una declaración en conmemoración del 75º aniversario de la creación de las Naciones Unidas.

A pesar de los numerosos desafíos, que las Naciones Unidas haya persistido y que ahora su existencia sea tres veces más larga que los 25 años de su antecesora, la Liga de las Naciones —el primer intento para establecer las bases para la paz y reorganización de las relaciones internacionales tras la Primera Guerra Mundial— puede considerarse un éxito. 

La BIC, cuyo compromiso con la comunidad internacional se remonta a la Liga de las Naciones, hizo pública y compartió con el Secretario General de las Naciones Unidas y los embajadores de los Estados Miembros la declaración titulada Una gobernanza digna de la humanidad y el camino hacia un orden global justo. El tema principal de este documento es la necesidad de que los sistemas de cooperación entre las naciones se profundicen considerablemente si se quiere hacer frente a los desafíos mundiales y aprovechar las oportunidades sin precedentes de los próximos años. 

También explora los elementos necesarios para un movimiento hacia una paz duradera y universal, incluyendo: el reconocimiento de la unidad e interdependencia de la familia humana; una preocupación genuina por todos, sin distinción; la capacidad de las naciones de aprender unas de otras, y una aceptación voluntaria de los reveses y errores como aspectos inevitables del proceso de aprendizaje; y, el esfuerzo consciente de asegurar que el progreso material esté conectado con el progreso espiritual y social.

«La colaboración es posible en escalas inimaginables en épocas pasadas, lo que abre perspectivas de progreso sin parangón», dice la declaración. «La tarea que tiene ante sí la comunidad de naciones […] es asegurar que la maquinaria de la política y el poder internacional se dirija cada vez más hacia la cooperación y la unidad».

La BIC considera que este es un momento oportuno para que la comunidad internacional comience a crear un consenso sobre cómo puede organizarse mejor, sugiriendo varias iniciativas e innovaciones que pueden ser dignas de mayor consideración. Por ejemplo, un consejo mundial sobre asuntos futuros que podría institucionalizar el examen de la forma en que las políticas podrían repercutir en las generaciones venideras y prestar atención a una serie de cuestiones como la preparación para las crisis mundiales, la utilización de las tecnologías emergentes o el futuro de la educación o el empleo.

La declaración es una de las diversas contribuciones que la BIC está haciendo a estos debates. Continuará su exploración de los profundos temas de la declaración en una reunión en línea el próximo mes con funcionarios y embajadores de las Naciones Unidas.