Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

El apoyo internacional a los bahá’ís de Irán destaca las crecientes violaciones de derechos

—Madrid, 18 de diciembre de 2020—. Una resolución de las Naciones Unidas que pide a la República Islámica de Irán que respete los derechos de sus ciudadanos, y que se refiere a las violaciones que enfrentan los bahá’ís iraníes, fue aprobada hoy en la Asamblea General en Nueva York. La resolución fue copatrocinada por 45 Estados Miembros, de todas las regiones, y 82 Estados Miembros votaron a favor.

La resolución de la ONU se sumó a una ola global de nuevo apoyo a la comunidad bahá’í de Irán de Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá, así como de Alemania, y varios parlamentarios europeos.

El Congreso de los Estados Unidos aprobó una resolución bipartidista, el 7 de diciembre, condenando la persecución del gobierno iraní a la comunidad bahá’í y pidiendo a las autoridades que respeten los derechos de todos los ciudadanos iraníes.

La resolución del Congreso citó el informe de 2019 del Relator Especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en la República Islámica de Irán, su propio informe de libertad religiosa internacional de 2019, así como un reciente aumento del 50 por ciento en la propaganda de odio, documentada por un informe de la Comunidad Internacional Bahá’í, para presionar al gobierno de Irán para que libere a los bahá’ís detenidos, poner fin a las campañas de propaganda patrocinadas por el Estado y revertir las políticas que niegan a los bahá’ís la igualdad de oportunidades en la educación y otros campos, y para ganarse la vida.

Además, el miembro del parlamento británico Jim Shannon planteó la cuestión de los bahá’ís de Irán en la Cámara de los Comunes, el 9 de diciembre, diciendo que la comunidad bahá’í de Irán está bajo una «presión masiva» y sigue estando sujeta a «persecución, discriminación y violencia».

La senadora canadiense Mobina Jaffer, hablando durante una sesión del Senado el 9 de diciembre, dijo que «la persecución de los bahá’ís ha aumentado» y que el gobierno de Irán ha continuado deteniendo a los bahá’ís por «cargos infundados», incluso cuando la pandemia del coronavirus se ha extendido por las cárceles del país. El senador Marc Gold, representante del gobierno en la cámara, agradeció al senador Jaffer por «arrojar luz» sobre la «inquietante» situación que enfrentan los bahá’ís iraníes.

Un miembro del Parlamento Europeo, así como miembros de los parlamentos de Irlanda y Noruega también plantearon la persecución de los bahá’ís en sus respectivas cámaras.

Y en Suecia, en octubre, una pregunta planteada por el miembro del parlamento, Anders Österberg, llevó a una reunión entre la Ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, Ann Linde, y representantes de la comunidad sueca bahá’í para discutir la situación de los bahá’ís en Irán.

Un activista iraní de derechos humanos en Alemania dijo, durante una presentación el 9 de diciembre de un informe de derechos humanos del gobierno alemán, que Irán estaba «violando» sus obligaciones legales bajo el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU.

Además, el artículo 19—un grupo de derechos humanos— emitió una declaración el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, pidiendo al parlamento de Irán que rechace un proyecto de ley que «erosionaría aún más los derechos a la libertad de expresión y la libertad de religión y creencia» para las minorías religiosas «incluidos los bahá’ís».

El artículo 19 decía que las enmiendas propuestas al Código Penal de Irán permitirían a los organismos de seguridad «criminalizar» los derechos y libertades fundamentales.

Antecedentes

  • Los bahá’ís son la minoría religiosa no musulmana más grande de Irán y han sido perseguidos sistemáticamente por el gobierno desde la Revolución Islámica de 1979.
  • Más de 200 bahá’ís fueron ejecutados en los años posteriores a la Revolución.
  • Un documento  de 1991 firmado por el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, pedía que se «bloqueara» el progreso y desarrollo de la comunidad bahá’í de Irán y que se negara a los bahá’ís la educación y los medios de subsistencia. Cada año se publican miles de artículos de propaganda contra los bahá’ís en los medios estatales de Irán.