Oficina de Asuntos Públicos

Noticias y notas de prensa

Políticos, periodistas y religiosos exploran la relación entre libertad de religión y seguridad

—Madrid, 18 de diciembre de 2020—. El pasado lunes 7 de diciembre una combinación de políticos, periodistas, académicos y representantes de distintas comunidades religiosas se reunían en un evento virtual para reflexionar conjuntamente sobre cómo se interrelaciona la libertad de religión o creencias y la seguridad bajo el marco del Manual de Orientaciones publicado por la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE (ODIHR). 

Participantes y moderadores del evento: Mikolaj Wrzecionkowski (OSCE/ODIHR), Sergio García (I-Communitas/UPNA), Zoila Combalía (Universidad de Zaragoza), Ismael Cortés (Diputado Unidas Podemos), David Pérez (Consejero de Administración Local y Vivienda de la Comunidad de Madrid), Pablo Elorduy (El Salto Diario), Andrés Shoai (Kreab), Stéphane Grueso (Maldita.es), Arash Arjomandi (Universidad Autónoma de Barcelona), Clarisa Nieva (Comunidad Bahá’í de España), Carlos Giménez (DEMOSPAZ/UAM), Mohamed Ajana Elouafi (Comisión Islámica de España), Mardía Herrera (Comunidad Sufí), José Miguel Lliria (Comunidad Evangélica Romaní).

La prevención de la radicalización es un asunto de Estado. Sin embargo, a veces puede coartar libertades en materia religiosa que, paradójicamente, resultan fundamentales para la seguridad. Con la motivación de proteger la libertad y la seguridad, la ODIHR preparó el Manual de Orientaciones

«Cuando nos embarcamos en este proceso, desde el principio, pretendíamos que este documento fuera usado por legisladores y me siento muy feliz y orgulloso de que hoy por primera vez se reúnan legisladores españoles, miembros del parlamento, miembros de organizaciones religiosas y académicos para conversar sobre algunas de las recomendaciones que hemos ofrecido y esperamos que también estas conversaciones se traduzcan en la práctica», dijo en la apertura del evento Mikolaj Wrzecionkowski, Consejero Senior en funciones en materia de libertad de religión o creencias de OSCE/ODIHR.

En España, diversas entidades comprometidas con la prevención de la radicalización y el fortalecimiento de la cohesión social, así como algunos diputados, se comprometieron con la tarea de organizar un seminario sobre este tema en el Congreso de los Diputados que terminó por cancelarse debido a la COVID. Meses después, adaptados ya a la nueva situación, el equipo de coordinación del evento retomó la idea y convirtió la jornada en un seminario online que fue retransmitido en directo por la plataforma Gobernanza. La Comunidad Bahá’í de España junto a OSCE/ODIHR, DEMOSPAZ de la UAM e  I-Communitas de la Universidad Pública de Navarra fueron algunas de las entidades organizadoras. 

El evento

El seminario giró en torno a tres paneles: un panel político, uno mediático y otro religioso. Tras la exposición introductoria del Manual de Orientaciones, el primer panel exploró las implicaciones de la interrelación entre libertad religiosa y seguridad sobre las políticas de prevención de la radicalización. Algunas de las reflexiones compartidas incidían en la importancia de respetar la libertad religiosa para evitar nutrir la radicalización, así como la necesidad de rebajar el clima de polarización puesto que este dificulta la gestión pública que requiere de consenso y coordinación. También se mencionó que la libertad y la tolerancia deben ser promovidas si queremos construir sociedades más cohesionadas. 

El panel mediático se centró en debatir sobre el papel de los medios en la promoción de una saludable interacción entre libertad religiosa y seguridad. Se enfatizó la importancia de combatir los bulos y desinformación, el rol insustituible de la veracidad como base para la buena comunicación, así como la necesidad de que los medios se esfuercen por representar adecuadamente las distintas sensibilidades religiosas o de creencia de la población. La mesa también subrayó el hecho de que los medios tienen una gran responsabilidad de cara a establecer y moldear el tono del debate público, puesto que el discurso mediático cada vez tiene más influencia, puede promover actitudes conciliadoras, constructivas o, en busca de audiencia, explotar todo tipo de recursos, como el conflicto y la confrontación que ponen en riesgo la paz social.

El tercer y último panel contó con la participación de miembros de diversas comunidades religiosas que plantearon que aunque existen grupos religiosos, minoritarios, que fomentan la intolerancia y en ocasiones la violencia, estos han captado la atención pública con mucha fuerza, colocando un estigma sobre la mayoría de las comunidades religiosas y creyentes. 

Las confesiones son víctimas de la violencia ejercida en nombre de la misma religión, de las políticas de seguridad del Estado cuando coartan libertades o ponen el foco en determinados grupos religiosos, de los discursos del odio y del estigma social. Además, compartieron algunas de las experiencias, conceptos y valores positivos para la convivencia que promueven las religiones y que parecen clave en materia de seguridad, tales como el reconocimiento de la unicidad de la especie humana como anclaje para una identidad colectiva común, la educación en valores y la participación en espacios que promueven la integración y la prevención de la violencia. También, se resaltó la importancia de obedecer las leyes del Estado como base para la buena convivencia y como herramienta para mejorar los sistemas de organización social. 

El cierre del seminario vino con una reflexión sobre la importancia del ejemplo, como el ejercido por los participantes que contribuyeron a crear un entorno de tolerancia y respeto, donde la reflexión conjunta en la que unos construían sus ideas en base a los comentarios precedentes y el tono era de análisis constructivo demostró que es posible entrelazar voces diversas procedentes de ámbitos y sectores distintos para crear una conversación rica y significativa.